CUERPO

Información y recursos sobre estilo de vida y nutrición para estar sana por dentro y bella por fuera.
  • brujas-plaza
2017-10-21T21:52:16+00:00 31 agosto 2017|

Viaje SEN increíble a Bélgica con Drumwit

¡Me encanta viajar!  Me gusta todo lo que está relacionado con los viajes, desde conocer lugares nuevos, interactuar con personas desconocidas, curiosear y alojarme en hoteles que me transmiten algo (es lo que tiene haber vivido tantos años en un hotel), comprarme ropa o cosas necesarias para hacer el viaje más cómodo (para este viaje me compré una mochila en el festival White Summer de la marca Cottonmay), hacer la maleta, buscar restaurantes SEN para comer, el rato de espera en el aeropuerto para entrar en tiendas que me gustan, el ritual de embarcar (excepto el momento en el que me hacen quitar las deportivas o botas), leer o escribir mientras veo el cielo por la ventanilla (aunque yo soy más de pasillo), la sensación de cuando llego al destino escogido y siento que hay mucho mundo por descubrir, el momento de probar la cama y la almohada de la habitación para ver si dormiré bien, abrir el minibar con la ilusión que haya algo saludable como novedad en los hoteles, pedir mapas de la zona para luego no mirarlos, etc.

Este viaje a Bélgica lo he hecho con mi gran amiga, mi soulmate a nivel personal y mi assistant a nivel profesional, que también se llama Nuria. En breve ella no va a estar físicamente a mi lado porque tiene que vivir otras experiencias más alineadas con su esencia, así que queríamos regalarnos un viaje de celebración y despedida a la vez. Así que las dos Nurias decidimos ponernos en manos de Drumwit (www.drumwit.com), una agencia de viajes de lo más cool e innovadora. Te cuento como funciona por pasos:

  1. Escoges si viajas tu o si lo quieres para regalar.
  2. Escoges el número de personas.
  3. Escoges el aeropuerto desde el que viajas.
  4. Escoges si quieres el pack normal o Deluxe. El pack Deluxe te lleva a hoteles de más categoría y te permite descartar 3 destinos de forma gratuita (ahora os lo cuento mejor).
  5. Escoges cuantos días quieres irte (3, 4, 5, 6, 7 u 8).
  6. Escoges las fechas.
  7. Aparecen los posibles destinos y tienes la opción de descartar hasta 6 destinos por el precio de 5€ cada uno (excepto en el pack Deluxe que los 3 primeros son gratuitos), o no descartar ninguno.
  8. Te da la opción de restringir horarios de vuelos, previo pago.
  9. Completas los datos de los viajeros, pones el código NURIAROURA que te da un 10% de descuento y pagas.
  10. 48 horas antes de volar te envían un mail con el destino que te ha tocado con el check-in ya realizado, unos tips turísticos de la ciudad, el nombre del hotel y ya estás lista para embarcar.
  11. Te dan un número de whatsapp para estar en contacto con ellos por si hay algún incidente o duda.

A mi me pareció una manera muy divertido, emocionante y sencilla de contratar un viaje con vuelo+hotel. Así que nos lanzamos a ello sin pensarlo mucho, la verdad. Estas cosas no hay que reflexionarlas, hay que hacerlas. Escogimos el pack Deluxe, descartamos algunos destinos y restringimos los horarios para así aprovechar los 3 días a full.

Llegó el día y recibimos el mail. Bruselas nos esperaba. Era una destino desconocido para las dos, así que nos hizo mucha ilusión. Lo que teníamos claro es que queríamos andar y andar sin parar. No nos apetecía visitar museos, iglesias, edificios,… Nos apetecía respirar, perdernos por las calles y descubrir rincones.

Planificamos nuestra estancia buscando restaurantes SEN en Bruselas, Brujas y Gante, que son las 3 ciudades que decidimos visitar.

Como anécdota te puedo contar que nuestro vuelo salía a las 6:50h y a pesar de que llegamos al aeropuerto dos horas antes para pasar el control tranquilas casi perdemos el vuelo. Al faltar tanto tiempo para embarcar nos pusimos a contestar emails, luego entramos en alguna tienda y de repente vimos que en la pantalla de información de los vuelos  ponía “Última llamada” para nuestro vuelo. Tuvimos que correr como locas por todo el aeropuerto, al llegar vimos que ya no había ningún pasajero y el que chequeaba los billetes nos dijo que si hubiésemos llegado 20 segundos más tarde perdíamos el vuelo.

Bruselas

Ciudad señorial y multicultural, con grandes edificios y peculiares azoteas.

Andamos sin parar por la Grand Place y sus callejuelas, nos fascinamos de la cantidad de tiendas de chocolate que hay una al lado de la otra y a cual más llena de gente, vimos patatas fritas en cada esquina y mejillones en cada mesa de los restaurantes.

 bruselas-felicidad-drumwit

Fuimos a comer a Chyl (http://www.chyl.be/en/), un restaurante muy bonito y acogedor bastante lejos del centro. A parte del restaurante con terraza tienen un supermercado y alquilan habitaciones.

comida-hamburguesa-chyl

*nota: nos propusimos que comeríamos hamburguesas durante las 3 comidas y decidiríamos cual nos gustaba más. La único condición es que tenían que ser sin gluten y veganas. No comemos hamburguesas casi nunca, así que en este viaje queríamos hacer algo diferente para recordar.

En Chyl pedimos una hamburguesa con pan sin gluten que venía acompañado de patatas y boniato a gajos y con ensalada. No nos gustó el pan porque era de la marca Schnitzer, que aunque es ecológico y no está tan mal para nosotras era muy prefabricado y no nos lo sirvieron tostado ni preparado con amor. Ah, y la hamburguesa era un poco sosa.

comida-hamburguesa-chyl

A pesar de eso, no dejamos nada en el plato y nos dirigimos hacia el centro.

De camino pasamos por una zona verde muy bonita, el Parque de Bruxelles, genial para respirar aire puro.

Una vez en las calles más turísticas nos sorprendimos que hubiera tanta gente comiendo waffles. Vimos el lugar más famoso de waffles lleno de gente esperando y en el escaparate una plaga de abejas comiéndose las waffles que tenían expuestos. Y sigo sin entender cómo la gente viendo eso se los comían…

Seguimos perdiéndonos por calles hasta que nuestros pies y piernas pedían un baño y relax.

Compramos una sandía y al llegar al hotel la cortamos por la mitad y nos la fuimos comiendo a cucharada limpia. Esa fue nuestra cena. Después miramos algunos vídeos en Youtube sobre Brujas.

¡Ese día andamos 20km!

Brujas

Teníamos el desayuno incluido , así que bajamos a comer un poco de fruta.

Luego nos fuimos a buscar el tren para ir a visitar Brujas una maravilla de pueblo-ciudad.

En el tren, a pocos kilómetros de salir de Bruselas ya todo era verde y con muchas vacas pastando. Me encantó. Se hizo el trayecto de hora y cuarto muy ameno. Ah, y nos fijamos que en todas las casas había trampolines como el que tengo yo o incluso mucho más grandes. Nos sorprendió y nos hizo mucha gracia. Imaginamos que eran gente que disfrutaban de una buena calidad de vida.

tren-bruselas-brujas

Llegamos a Brujas y al cruzar la calle ya nos esperaba una zona verde preciosa, el Minnewaterpark, que nos adentraría a bosques frondosos y preciosas vistas.

nuria-arbol-brujas

brujas-1

Las calles con adoquines, las casas de época y un sol radiante que se reflejaba en los canales de Brujas hicieron de ese día un regalo.

Todo en Brujas es precioso, absolutamente todo.

Hicimos nuestra parada para llenar el estómago al Nomad (http://nomadbrugge.be/). En ese sitio la hamburguesa fue mucho más buena.

comida-nomad-brujas

El pan era de semillas y la hamburguesa de arroz con trocitos de pimiento asado y maíz. Pedimos las salsas a parte pero no nos imaginamos que la ensalada llevaría salsa también, y no la pudimos comer ya que llevaba yogur.

De ahí nos fuimos a andar más y más. No podíamos dejar de admirar cada rinconcito.

nuria-guai

Como anécdota te cuento que entramos a una tienda de decoración navideña y la dependienta era una mujer de cerca de Barcelona que había llegado hacía 5 años con su marido e hijos y nos estuvo explicando cosas curiosas, como por ejemplo que al llegar a Bruselas te hacen aprender el holandés de manera gratuita, que los estudiantes pueden trabajar en verano con un buen sueldo, que los inviernos se hacen largos y que la calidad de vida que tienen es impagable. Por 700€ vivía en una casa a las afueras de Brujas con zona verde y el bosque a pocos metros. Vivía en paz y sin estrés, ya que los comercios cierran TODOS a las 18:00 aunque sea agosto o Navidad. Priorizan la calidad de vida y tienen muy buenos salarios.

Nos hizo mucha ilusión conocerla y nos recomendó el paseo en barca, aunque era una turistada.

Le hicimos caso y nuestras piernas lo agradecieron. Estuvimos 30 minutos dando vueltas por los canales de Brujas mientras el sol se ponía.

brujas-barca

Una vez ya en tierra nos fuimos a degustar unos helados veganos y sin azúcar en un local que se llama Oyya (http://www.oyya.be/en/home/). Tenían tres opciones veganas, sin gluten y sin azúcar: de pistacho, avellana o té matcha. Nos sentamos a degustar los tres sabores.

Una vez terminados decidimos que iríamos paseando hacia el tren para regresar.

¡Ese día andamos 15km!

En el tren estuvimos jugando al 4 en raya, y así el trayecto se nos pasó volando.

Al salir había mucha policía y los militares porque había habido un acto terrorista en el centro de Bruselas del que nosotras nos enteraríamos un poco más tarde.

Gante

Ya era el último día y Gante nos esperaba. Desayunamos otra vez fruta en el hotel, hicimos las maletas y las dejamos al conserje para recogerlas al volver de Gante. ¡Eso de tener la estación enfrente del hotel es todo un lujo!

El trayecto en tren hacia Gante duró poco más de media hora. Empezamos a andar y la verdad es que el centro queda un poco lejos, como a casi 3km, pero no nos importó.

Como os comentaba, en Bruselas disfrutan de calidad de vida y del slow movement, así que a las 11:00h la ciudad parecía vacía. Muchos comercios aún no habían abierto y las calles estaban en calma.

A las 12:00 ya teníamos hambre y nos fuimos a comer nuestra 3ª hamburguesa, ¡y la más buena de todas! ESPECTACULAR. El pan se notaba que era artesano y la hamburguesa tenía un toque especial que la hacía muy rica. El sitio se llama Green Way. (http://www.greenway.be/en/).

hamburguesa-greenway-gante

La disfrutamos en la terraza, con un solecito precioso.

Una vez terminamos seguimos hacia el centro y ya ahí andamos y andamos. Gante es sinónimo de calles anchas, tranvías, gente, iglesias, edificios de piedra, canales y mucho chocolate.

Gante es considerada la capital vegana por excelencia, aunque tengo que decir que Barcelona y Madrid no tienen nada que envidiar. Tenemos muchos sitios healthy aquí.

Paramos en un súper bio y ahí nos compramos mango deshidratado como snack para el vuelo y unos anacardos.

Al cabo de unas horas y con 12km encima ya estábamos bastante cansadas y decidimos volver andando pasito a pasito hacia el tren, ya que teníamos que hacer parada en Bruselas a por las maletas y de ahí al aeropuerto.

Exhaustas pero muy felices llegamos a casa con una experiencia de vida más en el corazón.

nurias-en-bruselas

Espero que te haya gustado el artículo.

Un abrazo,

Nuria

DESCUBRE MI PROGRAMA ONLINE: VIDA SEN.

EMPIEZA UN NUEVO ESTILO DE VIDA SALUDABLE, SUELTA LOS MIEDOS Y APUESTA POR TU SALUD Y TU FELICIDAD.

Más información

TU ESTILO DE VIDA SEN EMPIEZA AQUÍ

Te ayudo a cambiar tus hábitos, a tener una relación amorosa con la comida, a entender y gestionar tus emociones, a vivir con energía, alegría y salud, a descubrir tu propósito y a recuperar tu calma interior.
Suscríbete ahora a la newsletter y recibirás GRATIS una GUÍA PARA DISEÑAR TU PROPIO ESTILO DE VIDA SEN.

Deja un comentario