Zumos ricos en Clorofila

clorofila Alimentación SEN

La clorofila es luz solar licuada, y la base de todas las formas de carbohidratos que existen; es decir, todos los alimentos que comemos se han originado a raíz de una molécula de clorofila. Por lo tanto, podemos afirmar que la energía de los alimentos proviene del sol y que las hojas verdes son esenciales para la supervivencia de todos los seres vivos del planeta, y nosotros no somos una excepción. Necesitamos esas plantas del mismo modo que necesitamos la luz solar, el agua y el aire para respirar.

La clorofila tiene una estructura molecular parecida a la hemoglobina de la sangre; sólo se diferencian en un componente, un átomo de hierro en la sangre y uno de magnesio en la clorofila. La clorofila apoya la desintoxicación hepática, intestinal, renal y la transpiración, incrementa la producción de glóbulos rojos y la oxigenación de la sangre, reduce la inflamación y fortalece nuestro sistema inmune. Entonces, ¿qué mejor remedio natural puede haber para alejarnos de las enfermedades, gozar de salud, tener energía y estar más radiantes que tomar zumos ricos en clorofila?

Para añadir clorofila a los zumos es tan fácil como añadirles verduras de hoja verde como la col y todas sus variantes, lechuga, escarola, berros, endivias, rúcula,  canónigos, collejas, hojas de mostaza, hojas de remolacha, hojas de zanahoria,  borrajas, apio, diente de león, achicoria, acelgas, espinacas, hierba de trigo, albahaca, cilantro, hierbabuena, hinojo, eneldo, menta, perejil, germinados y brotes. Las espinacas son las verduras que disponen de mayor cantidad de clorofila, junto con las acelgas, con una cantidad aproximada de 1-2 g/k. Estas cantidades de clorofila sólo las superan ciertas algas, como la chlorella, el alimento conocido más rico en clorofila, con 30 g/k, o la espirulina, con 7,5 g/k.
clorofila Alimentación SEN

 

Según David Wolfe1, las verduras de hoja verde tienen ese color por su contenido en clorofila y, por lo tanto, es el color relacionado con la desintoxicación. De todos los alimentos naturales que existen, las verduras de hoja verde, y especialmente las que son más oscuras o las de sabor amargo, son las que mejor ayudan a desintoxicar el cuerpo. Las verduras de hoja verde son altamente alcalinas y son las encargadas de producir la mayor cantidad de clorofila posible.

Victoria Boutenko2, la ingeniosa mujer que inventó los batidos verdes, asegura que todas las verduras de hoja verde tienen un componente tóxico –el ácido óxalico- y que por lo tanto es importante ir variando de variedad de hoja verde en los zumos o batidos.
Una planta que no debe faltar en un zumo rico en clorofila es la hierba de trigo (wheatgrass en inglés). Es un germinado de trigo que se deja crecer hasta unos 15 cm aproximadamente y luego se usa su hoja. Es un superalimento, porque aparte de ser muy rica en clorofila tiene muchas vitaminas y minerales necesarios para el mantenimiento y el bienestar humano, estimula el metabolismo, reduce la acidez del organismo, es beneficiosa para el sistema digestivo e intestinal, tiene proteína completa —contiene 17 aminoácidos— y es tres veces más proteico que la carne. Además fortalece nuestras células, ayuda a equilibrar el azúcar en sangre, desintoxica el hígado y nos ayuda a eliminar toxinas, drena el sistema linfático, elimina los metales pesados, limpia y purifica los intestinos, nutre el cerebro y el sistema inmune, contiene casi treinta enzimas, normaliza la presión arterial alta, estimula el crecimiento de células sanas del tejido, reduce la presión arterial alta, aporta hierro a la sangre, alivia la artritis y el reumatismo, es antibacteriana y antiviral, regula el metabolismo, previene las enfermedades degenerativas, y es un poderoso antioxidante que inhibe la formac
ión de los radicales libres, entre otros beneficios.
La manera más fácil de incorporar la hierba de trigo en el zumo rico en clorofila es comprándola en polvo y añadiendo media cucharadita al zumo una vez preparado. Como tiene un sabor fuerte, se empieza añadiendo poca cantidad. También puedes comprar una planta de hierba de trigo ecológica y cortar cada día un poco para añadirla al zumo si tienes un buen extractor de doble engranaje o un modelo de manivela de mano que procese también las hojas de hierba de trigo. Otra opción es trocearla a trozos pequeños y añadirla al zumo una vez preparado como si fuera un topping.
Para añadir chlorella o espirulina al zumo rico en clorofila hay que añadirla cuando ya lo tenemos listo para beber. El sabor de estas dos algas es aún más fuerte que el de la hierba de trigo, así que lo mejor es de nuevo empezar añadiendo la punta de una cucharadita pequeña y poco a poco cuando el paladar se haya acostumbrado al sabor de la clorofila que seguramente es nuevo para él, ya irás añadiendo más cantidad aunque al ser un alimento muy concentrado tampoco es necesario utilizar mucho.

clorofila Alimentación SEN ¿Sabías que la espirulina, la chlorella, y las algas azules y verdes son alimentos probióticos que han demostrado generar un aumento de Lactobacillus y bifidobacterias en el tracto digestivo? La alga chlorella, por ejemplo, que es la que tiene más propiedades depurativas y clorofila, regula el tránsito intestinal, depura y desintoxica el organismo incluso de metales pesados, aporta oxígeno a las células, revitaliza y aporta energía y nutrientes, ayuda a activar el mecanismo celular, aumenta la resistencia y la capacidad regenerativa de las células, ayuda al cuerpo a estimular su capacidad natural autocurativa, estimula la producción de glóbulos rojos, frena infecciones y ayuda en los procesos de cicatrización.

En un zumo rico en clorofila debemos aumentar todo lo posible el consumo de verduras de hoja verde, porque a parte de ser ricas en clorofila son las que contienen un número mayor de minerales. De hecho, en las hojas verdes se encuentran todos los minerales esenciales, vitaminas y aminoácidos. Los minerales se encuentran en el suelo, en el terreno donde cultivamos los alimentos que luego consumimos. El problema es que hoy en día el suelo que se utiliza en la agricultura convencional está desprovisto de muchos minerales debido a los productos químicos que se utilizan. Así pues, si queremos obtener los minerales que necesita nuestro cuerpo es importante que consumamos vegetales de cultivo ecológico. Esto explicaría por qué algunas personas veganas, crudiveganas o higienistas disfrutan de una salud excepcional, sin deficiencia de minerales, proteínas ni vitaminas. Las verduras de hoja verde —y las crucíferas como el brócoli–, y cuanto más oscuras mejor, están llenas de antioxidantes y de otros (fito)nutrientes, de forma que dan apoyo a las enzimas que necesita el hígado para procesar y eliminar las toxinas. Además, las verduras de hoja verde tienen la coenzima Q10 —también conocida como ubiquinona—, una molécula indispensable para sintetizar la energía del cuerpo, desarrollar la musculatura, evitar el envejecimiento prematuro, mejorar la fatiga muscular y la fibromialgia, protegernos de enfermedades degenerativas, mantener a raya el colesterol y asegurar un aporte suficiente de antioxidantes.

La bioquímica humana depende de los minerales, ya que son los encargados de intervenir en el 95% de las actividades de nuestro organismo.

 

Algunos ejemplos de zumos ricos en clorofila serían:

Receta: Zumo verde (con clorofila) anti cáncer

Ingredientes

1 cabeza de brócoli

½ lombarda pequeña o ½ col o 2 T de kale

2 zanahorias

1 limón (sin la piel)

1 T de piña o 1 manzana verde

Raíz de jengibre al gusto

Raíz de cúrcuma al gusto

Opcional: espirulina, chlorella o hierba de trigo en polvo

Preparación

Lavar muy bien todas las verduras con agua de calidad.

Pelar el limón y la raíz de jengibre y la de cúrcuma.

Licuar todos los ingredientes.

Cuando el zumo esté listo añadir un poquito de espirulina y mezclar, o de chlorella o hierba de trigo.

 

Receta: Zumo verde (con clorofila) alcalino

Ingredientes

1 manzana verde

1 limón (sin la piel)

1 lima (sin la piel)

1 pepino grande

1 manojo de albahaca

1 manojo de menta

2 manojos de lechuga

Raíz de jengibre al gusto

Opcional: espirulina, chlorella o hierba de trigo en polvo

Preparación

Lavar muy bien todas las verduras con agua de calidad.

Pelar el limón, la lima y la raíz de jengibre.

Licuar todos los ingredientes.

Cuando el zumo esté listo añadir un poquito de espirulina y mezclar, o de chlorella o hierba de trigo.

 

Receta: Zumo batido de clorofila

Ingredientes

600 ml de agua de calidad (a temperatura ambiente)

400 ml de agua de mar (a temperatura ambiente)

6 limones (sin la piel)

½ c de alga chlorella en polvo

1 c de hierba de trigo en polvo

Un poquito de perejil

1 poquito de menta

1 rama de apio troceada (no descartar las hojas)

Un poquito de estevia ecológica liofilizada o 2 hojitas de estevia fresca o seca

Preparación

En el extractor de zumos licuar los limones.

En una batidora añadir el zumo de los limones junto con el resto de ingredientes. Triturar hasta que quede todo bien procesado.

Beber al momento.

 

De nuestra carta de zumos y purées cold pressed los más ricos en clorofila son: Green Love, Green Slim Fit, Green Medicine, Detox y Greenpacho. 

 

Print Friendly

Deja tu comentario