HÁBITOS SALUDABLES

Información, recetas, consejos y recursos sobre estilo de vida saludable.
2017-12-28T09:06:49+00:00 24 enero 2014|

EL YIN Y EL YANG EN LA ALIMENTACIÓN

Todo en el Universo es energía. Nosotros somos energía. Todo vibra, fluye, de forma más rápida o lenta, aunque no nos demos cuenta a simple vista.

Todo en el Universo vibra con dos energías, polos opuestos y complementarios: Yin y Yang. Una energía no puede existir sin la otra, y después de una entra en juego la opuesta para compensar la anterior. Lo verás claro con estos ejemplos: “el día y la noche”, “la tierra y el cielo”, “la luz y la oscuridad”, “el frío y el calor”, “el sol y la luna”.

La energía Yin es de expansión, dispersión, apertura, y tiene un efecto y vibración muy rápido (se percibe en pocos minutos), volátil y superficial. Primero actúa hacia la parte superior del cuerpo y de dentro hacia fuera (movimiento centrífugo). Es la energía que ofrece la madre Tierra, como lo demuestran las plantas, que crecen hacia arriba y hacia fuera (movimiento expansivo y centrífugo).

La energía Yang es de contracción, concentración, cierre, y tiene un efecto y vibración lento (no se percibe su efecto), acumulativo e interior. Primero actúa fuera y va hacia dentro (movimiento centrípeto). Es la energía y vibración que recibimos del Universo.

Todo se contrae y se expande, todo es Yin y Yang.

Los  alimentos también tienen estas dos energías y, por lo tanto,  su caracter y personalidad, su efecto y reacción en nosotros. Cada alimento tiene su fuerza vital (KI) y de acuerdo a la cantidad y la forma en que lo consumimos, nos ofrecerá su energía Yin o Yang.

Para poder clasificar los alimentos en Yin y Yang hay que considerar muchos puntos, porque son Yin o Yang en relación a otros (es relativo):

  • Crecimiento: muy rápido (Yin), muy lento (Yang); en la superfície (Yin), dentro de la tierra (Yang); crece vertical hacia arriba (Yin), crece vertical hacia abajo (Yang).

  • Tamaño: grande (Yin), pequeño (Yang).

  • Altura: alto (Yin), bajo (Yang).

  • Contenido en agua: jugoso (Yin), seco (Yang).

  • Densidad: blando (Yin), duro (Yang).

  • Olor: fuerte (Yin), inodoro (Yang).

  • Estación de crecimiento: crece en primavera y verano (Yin), crece en otoño e invierno (Yang).

  • Origen: tropical (Yin), clima frío (Yang).

  • Calidad biológica: origen vegetal (Yin), origen animal (Yang).

Se deben considerar todos los puntos anteriores para poder clasificar un alimento, pero siempre observándolo de forma global y general.

Con esta tabla general de los alimentos y sus efectos físicos, emocionales y mentales en nosotros lo verás aún más claro.

DE YANG A YIN

Lo ideal es consumir alimentos de energía moderada; no se trata de ir contrarrestando los efectos de un alimento extremo Yin con un alimento extremo Yang. Nuestro cuerpo de forma natural intenta equilibrar el desbalance de alimentos de una energía extrema con alimentos de la energía opuesta. Por ejemplo, cuando comes un trozo de queso lo quieres acompañar de una copa de vino, o te tomas la bolsa de palomitas con un refresco de cola. Comer alimentos de energía muy extrema te desequilibra y te hace entrar en un espiral para intentar mantenerte centrado. En cambio, si basas tu alimentación en los alimentos moderados desapareceran los antojos, los desbalances, y gozarás de una buena Salud + Energía + Nutrición.

Dentro de los alimentos moderados debes hacer más hincapié en unos u otros – y en cantidades distintas – en función de tu constitución, de tu condición y de tu clima interior.

 La constitución. Es nuestra herencia, y no lo podemos cambiar. Las personas tenemos una constitución que predomina más que la otra, y la podemos distinguir a grandes rasgos de esta manera:

Constitución Yin: alto, delgado, pálido, dedos de las manos largos, fantasioso, soñador.

Constitución Yang: bajo, gordito, sonrojado, dedos de las manos cortas, pragmático.

Esta constitución viene dada por numerosos factores: árbol familiar y genealógico, la energía precisa que existía en el Universo en el momento del nacimiento, aspectos astrológicos, el período de gestación de la madre (como se alimentó, la época del año, clima, forma de vida y salud general, pensamientos, e incluso el estado mental y emocional).

La condición y el clima interior. Lo creamos nosotros y lo podemos cambiar. Nuestro cuerpo tarda 7 años en regenerarse a nivel celular, por lo que como te sientes hoy viene dado por tu estilo de vida y alimentación de los últimos años. La ventaja es que lo podemos modificar. Haciendo ajustes en nuestra alimentación podemos cambiar nuestra condición física y nuestras emociones, además de tener en cada momento el tipo de energía que necesitamos de forma consciente y racional, nutrirnos de ella y conseguir nuestros obejtivos de salud.

Emociones Yin: baja autoestima, dispersión, dificultad para pasar a la acción a pesar de tener muchas ideas, dependencia hacia otras personas, cansancio, debilidad, falta de memoria, victimismo, depresión, hipersensibilidad, falta de foco y de dirección en la vida, frío interior, preocupación constante, tendencia al agobio.

Emociones Yang: arrogancia, egoísmo, agresividad, falta de flexibilidad, rigidez de ideas, apego al pasado, dificultad para pensar antes de pasar a la acción, calor interior, poca creatividad, poca espontaniedad, tendencia a estresarse.

¿Cómo puedes ser consciente de tu condición, clima interior y emociones e ir orientándote paulatinamente hacia un nuevo “TU”? ¿Cómo puedes nutrirte de las energías que necesitas? ¿Cómo puedes empezar tu propia Revolución SEN?

Teniendo siempre en cuenta 4 principios energéticos fundamentales y básicos:

  1. Todo lo que consumimos, debe ser eliminado. Por eso es importante hacer un detox cuando sentimos que no hemos sacado todas las toxinas que deberíamos.

  1. La calidad de la energía eliminada vendrá determinada por la calidad de la energía consumida.

  1. Los cambios rápidos y bruscos no duran.

  1. Un cambio lento es la base para una forma de vida sana, equilibrada y duradera.

Si puedes reconocer estas dos energías – Yin y Yang – sea donde sea, en ti, en un alimento, en una planta, en tus emociones, en el clima, y reflexionas sobre ello y tomas consciencia, podrás equilibrarte y alinearte en cada momento. Entonces habrás empezado tu verdadera Revolución SEN.

3 Comentarios

  1. 18 junio, 2014
    Mireia

    Núria,

    gracias por artículos como éste. Te voy siguiendo y hace tiempo que buscaba una buena síntesis de la alimentación yin y yang. ¡Muy interesante!

  2. 9 diciembre, 2015
    Paco Castro

    Nuria, gracias por este interesante artículo. Estaría muy interesado en aprender a asignar tanto la cualidad yin y yang como cuantificarla en alimentos que no aparecen recogidos en las tablas habituales. En tu artículo propones una serie de parámetros que me parecen muy útiles pero te quería preguntar si conoces bibliografía especializada para poder profundizar en el yin y el yang de los alimentos

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
RESPONSABLE NURIA ROURA SEN SL
FINALIDAD GESTIONAR EL ENVÍO DE INFORMACIÓN Y PROSPECCIÓN
COMERCIAL Y DAR ACCESO A LOS PRODUCTOS ONLINE
LEGITIMACIÓN CONSENTIMIENTO DEL INTERESADO
DESTINATARIOS EMPRESAS PROVEEDORAS NACIONALES Y ENCARGADOS DE
TRATAMIENTO ACOGIDOS A PRIVACY SHIELD
DERECHOS
ACCEDER, RECTIFICAR Y SUPRIMIR LOS DATOS, ASÍ COMO
OTROS DERECHOS COMO SE EXPLICA EN LA INFORMACIÓN ADICIONAL
INFORMACIÓN ADICIONAL PUEDES CONSULTAR LA INFORMACIÓN ADICIONAL Y DETALLADA
SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS AQUÍ