Enamórate del aguacate

aguacate 2

Anteriormente ya lo hice en un artículo sobre el plátano, y hoy voy a desmontarte el mito de que el aguacate engorda para convencerte de que lo introduzcas a diario en tu alimentación SEN.

Aunque suene extraño para muchos, comer grasa no tiene porqué engordarte.

Los aguacates son ricos en grasa, sí, pero es una grasa monoinsaturada BUENA y NECESARIA para el organismo.

Junto con el aceite de oliva virgen extra, las aceitunas y los frutos secos, el aguacate te sacia y así evitas picotear entre horas tanto dulce como salado, hace disminuir el colesterol malo (LDL) y hace aumentar el bueno (HDL), es un vasodilatador que ayuda a bajar tu tensión arterial y a movilizar esta grasa buena para aprovecharla al máximo y que no se queda estancada en zonas conflictivas.

Estudios de la Universidad de California detectaron que los alimentos ricos en ácido oleico, como es el caso del aguacate, generan OEA (oleitanolamida) que frena el apetito. La OEA se libera en el intestino delgado y ahí conecta con las terminaciones nerviosas, las cuáles mandan señales al cerebro indicando que ya estás saciada.

Además, el aguacate es un alimento alcalino, ya que contiene minerales como magnesio, cobre, hierro, calcio y potasio, que neutralizan el exceso de acidificación. Por otra parte, el aguacate te da energía, hidrata tu cuerpo y tiene un efecto detox sobre el organismo.

Contiene antioxidantes como la luteína, betacaroteno y vitamina E. Además, el aguacate ayuda a asimilar mejor los antioxidantes presentes en otros alimentos. Por ejemplo, el licopeno de los tomates se absorbe mejor si se acompaña de aguacate.

Puedes añadir aguacate a tus ensaladas, batidos, al plato de legumbres o cereales integrales, hacer un guacamole, como base de un postre crudivegano o incluso hay quien los hace al horno.  

Otra opción para incorporar el aguacate a tu alimentación SEN es comprarlo en aceite y utilizarlo como aderezo.

Para escoger un buen aguacate y que esté al punto, tienes que sacarle el rabito y si el color que hay debajo es oscuro no te lo lleves, está demasiado maduro; si está de color amarillo significa que lo disfrutarás en su punto; y si está de color verde tendrás que esperar a que se madure.

¡Yo me como un aguacate al día casi seguro!

El aguacate requiere de una hora y media o dos en digerirse; es mejor combinarlo con algún tipo de verdura de hoja verde, ya que vas a segregar más enzimas digestivas que te van a ayudar en la digestión. Combina muy bien también con el pepino y, tal y como hemos dicho, con el tomate.

Aquí puedes leer otro artículo que escribí hace un tiempo sobre el aguacate: ¡EL AGUACATE NO ENGORDA!

Y te dejo también algunas recetas:

Arroz integral con aguacate

Espaguetis de calabacín con pimiento rojo asado y aguacate

Tartar vegetal de lentejas y aguacate

Crema crudivegana de pepino, aguacate y pimiento rojo

Lentejas con tomate y aguacate

Tortita de arroz con paté de guisantes y aguacate (no abuses de las tortitas de arroz, son sólo para días esporádicos o para hacer una transición al dejar de consumir pan con gluten, por ejemplo)

Ensalada de kale con aguacate y alcachofas al horno

Pastel de quinoa y coliflor gratinado y ensalada de kale con aguacate

Ensalada de brócoli, aguacate y tomates cherry para perder peso sin pasar hambre

Cuscus de mijo, aguacate, zanahoria y tomate

Cena exprés: coliflor, aguacate y zanahoria con semillas

Batido de fresas, espinacas y aguacate

Ensalada de remolacha, boniato, maíz y salsa de aguacate

aguacate

Print Friendly

2 Comentarios

Responder