LOS ANTOJOS: TU ALIADOS MENSAJEROS

La mayoría de nosotros ha tenido antojos de comida alguna vez en su vida, ¿verdad? Los reconocemos porque al principio de comerlos nos producen una satisfacción instantánea pero después nos hacen sentir mal porque no podemos parar de comer y nos descontrolamos.

Al no poder controlar la cantidad que comemos y pasar de la satisfacción a la culpa nos sentimos mal, débiles y con poca fuerza de voluntad. Nos culpabilizamos por haber empezado a comerlo, por no haber sabido parar, etc. y entramos en una espiral de culpa y vergüenza. Nos prometemos que no volverá a pasar, que la próxima vez no seremos débiles y tendremos más fuerza de voluntad. Pero la realidad luego no es así. El antojo vuelve a aparecer pasados unos días, u horas, o meses y se vuelve a poner en marcha todo el proceso. No entendemos nada y nos preguntamos ¿cómo puede ser que me ocurra esto si siempre he tenido fuerza de voluntad? o ¿cómo es posible que vuelva a tener este antojo si sé que me sienta mal lo que me estoy comiendo?

Pero la pregunta debería ser: ¿Por qué tengo este antojo? Nuestro cuerpo es muy sabio; sabe cuando dormir, cuando despertar, cuando debe ir al baño, mantiene por sí solo su temperatura corporal, se cura a sí mismo cuando es herido, late constantemente, respira gracias a los pulmones, etc.

Este cuerpo enormemente sabio que tenemos también nos envía mensajes destinados a ayudarnos a mantener nuestro equilibrio en forma de antojos. Es importante, entonces, que cuando experimentemos un antojo lo deconstruyamos y observemos nuestras comidas, nuestras carencias y nuestros comportamientos en la vida.

Así que mi propuesta es que la próxima vez que tengas un antojo te preguntes ¿qué quiere mi cuerpo y por qué? No te juzgues ni culpabilices; obsérvate con curiosidad y cógelo como una oportunidad para poder descifrar los mensajes que te está enviando tu cuerpo.

8 causas principales de los antojos

1. Emocionales. Estar insatisfecho con una relación, estar aburrido, estresado o desencantado del trabajo pueden causar ganas emocionales de comer. Comer puede ser utilizado como un sustituto del entretenimiento o para llenar la deficiencia afectiva y emocional. La comida en estos casos es utilizada como un sustituto del entretenimiento, o para llenar un vacío, o para compensar la incertidumbre en algún aspecto de tu vida. Si identificas que el motivo de tus antojos es emocional te recomiendo que quedes con un amigo o familiar al que quieras y con el que te sientes a gusto, lee un libro, mira una buena película o serie,  date un masaje, anótate en una clase de baile u otra actividad que realmente te guste, etc.

2. Deshidratación. La falta de hidratación puede enviar el mensaje de que estás sediento y al borde de la deshidratación. La deshidratación se puede manifestar como hambre ligera; así que lo primero que debes hacer cuando sientas un antojo, es tomar un vaso lleno de agua o te. El exceso de agua también puede provocar antojos, así que asegúrate de que tu consumo de agua sea bien balanceado.

3. Desbalance Yin/Yang. Ciertos alimentos tienen más cualidades yin (expansivas) mientras que otros tienen más cualidades yang (contractivas). Consumir alimentos que sean extremadamente yin o extremadamente yang causa antojos con el fin de mantener el balance. Por ejemplo, consumir una dieta muy rica en azúcares (yin) puede causar antojos por carne (yang). Comer demasiados alimentos crudos (yin) puede causar antojos por alimentos demasiado cocidos (yang) o deshidratados y viceversa.

4. Nostalgia. Muchas veces los antojos provienen de alimentos que hemos comido recientemente, alimentos consumidos por nuestros ancestros o alimentos de nuestra infancia. Una manera inteligente de satisfacer estos antojos es consumir una versión más saludable de los alimentos de nuestros ancestros o de la infancia.

5. Estacional. Algunas veces el cuerpo pide alimentos que balancean los elementos de la estación. En la primavera, a las personas se les antojan alimentos desintoxicantes como vegetales de hojas verdes o cítricos. En el verano, las personas tienen antojos por alimentos frescos como frutas, vegetales crudos y helado. En el otoño, los antojos son por alimentos de tierra como calabaza, cebolla y nueces. Durante el invierno, muchos tienen antojos por algo caliente o alimentos elaborados al calor como carne, aceites y grasas. Los antojos también pueden ser asociados a las vacaciones, por alimentos más dulces, etc. Es importante y natural comer los alimentos de la estación; no te sientas culpable por ello.

6. Falta de nutrientes. Si el cuerpo tiene nutrientes inadecuados producirá antojos extraños. Por ejemplo, niveles inadecuados de minerales producen antojos por lo salado y, sobretodo, una nutrición inadecuada produce antojos por formas no saludables de energía, como la cafeína.

7. Niveles irregulares de azúcar (glucosa) en sangre. Nuestro cerebro es muy sensible a las caídas de los niveles de azúcar en sangre. Si pasamos muchas horas con deficiencia de alimento nuestro cerebro segrega una serie de químicos que nos impulsan a comer carbohidratos rápidos -azúcares y cosas dulces- para subir rápidamente el nivel de glucosa. Este caso ocurre en personas que se saltan comidas o que no comen con regularidad, también en personas con un nivel de estrés elevado, personas que tienen mucha actividad física y/o mental, o en los casos de dietas restrictivas o que eliminan por completo uno de los grupos de alimentos (no grasas o no carbohidratos). El resultado es  un antojo voraz por algo dulce que nos ayude a subir la glucosa, es decir, la energía, y pronunciados cambios de estados de ánimo. En estos casos lo mejor es comer más a menudo, no saltarse ninguna comida y evitar los carbohidratos rápidos como el azúcar o el pan y substituirlos por cereales integrales como el arroz, el mijo, el trigo sarraceno, la avena, la quinoa o la polenta.

8. Hormonal. Cuando las mujeres experimentan la menstruación, embarazo o menopausia, los niveles fluctuantes de testosterona y estrógenos pueden causar antojos únicos.

5 respuestas

  1. Pingback: TORTITAS DE ARROZ Y SÉSAMO CON AMASAKE | NURIA ROURA
  2. Pingback: EL AMASAKE: DULCE JAPONÉS | NURIA ROURA
  3. Pingback: TRIGO SARRACENO CON MIJO Y PEREJIL | NURIA ROURA
  4. Pingback: QUINOA CON PIPAS DE CALABAZA Y GIRASOL | NURIA ROURA
  5. Pingback: 7 SECRETOS PARA PERDER PESO CON ÉXITO | NURIA ROURA. COACH NUTRICIONAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE: NURIA ROURA SEN SL. FINALIDAD: GESTIONAR EL ENVIO DE INFORMACION Y PROSPECCION COMERCIAL Y DAR ACCESO A LOS PRODUCTOS ONLINE. LEGITIMACIÓN: CONSENTIMIENTO DEL INTERESADO. DESTINATARIOS: EMPRESAS PROVEEDORAS NACIONALES Y ENCARGADOS DE TRATAMIENTO ACOGIDOS A PRIVACY SHIELD. DERECHOS: ACCEDER, RECTIFICAR Y SUPRIMIR LOS DATOS, ASI COMO OTROS DERECHOS COMO SE EXPLICA EN LA INFORMACION ADICIONAL. INFORMACIÓN ADICIONAL: PUEDES CONSULTAR LA INFORMACION ADICIONAL Y DETALLADA SOBRE PROTECCION DE DATOS EN NUESTRA PAGINA WEB.